Cultura Preventiva

Cómo ser parte de una cultura de salud preventiva

Lo que Debes Saber

Artículos que no te puedes perder.

Medicina Interna | Salud General

Artículos sobre salud y prevención a todo nivel.

Nutrición

Artículos sobre salud relacionada con tu alimentación

Salud Infantil

Temas de actualidad sobre salud infantil

Home » Cultura Preventiva, Lo que Debes Saber, Medicina Interna | Salud General

La Reina Cruel: Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA)

Publicado por | Fecha: Martes, 3 enero 2017No hay Comentarios

Hace un año mi padre comenzó a describirme síntomas vagos como disminución del sentido del olfato e insomnio. Mi entrenamiento como oftalmólogo no dista tanto de la neurología –después de todo, los ojos están delante del cerebro–, sin embargo, ningún diagnóstico me hacía eco en la cabeza, por lo que hicimos cita con una buena amiga neuróloga quien realizó una exhaustiva exploración, además de una excelente y muy completa historia clínica. Concluyó que se trataba de un parkinsonismo, es decir, de un trastorno del movimiento, ya que en una maniobra en la cual se le pide al paciente que cierre los ojos y se le jala hacia atrás –como tratando de quitarle la estabilidad– la capacidad de recuperación de la posición sedente, no era tan buena. Siguió pasando el tiempo y comenzó a notar debilidad en el brazo izquierdo. A esto se añadió pérdida de la masa muscular, principalmente del brazo izquierdo, así como «brinquitos» musculares, llamados fasciculaciones. Acudimos a otro par de neurólogos, pero no fue sino hasta el cuarto que se nos insinuó un diagnóstico, cuyo rimbombante nombre hace justicia a su gravedad: esclerosis lateral amiotrófica.

La primera vez que leí lo que era está enfermedad y a lo que podía llegar, pensé que era el peor castigo que jamás alguien podía llegar a tener: la pérdida paulatina de las funciones motoras de los músculos voluntarios, dejando intacta la consciencia y la lucidez mental. La simple imagen de mi padre postrado, totalmente dependiente de apoyo respiratorio me laceraba como saeta el corazón y el cerebro, y se depositaba el pensamiento tan perenne e incómodo como una gran piedra en el zapato.

Buscamos otra opinión, esta vez fuimos con el experto internacional en ELA del Hospital Johns Hopkins, en Baltimore. Él confirmó el diagnóstico.

Y aquí estamos. Lastimados y con incertidumbre, pero unidos como familia. Sabemos que es una enfermedad que requerirá de un equipo multidisciplinario: patólogos de la deglución –ya que en la variedad bulbar, que padece mi papá, se afecta la capacidad para tragar–, neumólogos y terapeutas de la ventilación –el diafragma, músculo que hace que podamos inspirar, deja de funcionar en las etapas terminales–, así como profesionales de la salud mental y terapeutas ocupacionales, fisioterapeutas, nutriólogos, y la lista puede seguir.

Lejos de todo esto, confío en poder apoyar a todos con mi conocimiento, para que poco a poco podamos ir aceptando este destino. Tampoco pierdo la esperanza en algún nuevo tratamiento. Por lo pronto, sabemos que la hiperalimentación (poner muchas calorías, principalmente grasa en la dieta) prolonga la supervivencia por lo que esto y, la capacidad de deglución son nuestras prioridades actuales.

Con todo el amor a mis lectores –si hay alguno que pueda posar ojos sobre esta entrada del blog–, expreso que aunque hay enfermedades como esta «la reina cruel» de difícil diagnóstico, les vuelvo a hacer hincapié en revisarse con un chequeo médico anual para prevenir complicaciones de salud a futuro.

Asimismo, los exhorto a participar con preguntas y comentarios, sobre este o el tema que gusten.

Visiten www.ludi.com.mx

Articulos relacionados:

Accidentes deportivos
Renuévate eliminando emociones destructivas
Bioquímica de la felicidad

Deja un comentario

Escribe tu comentario aquí, o trackback desde tu propio website. También puedes subscribirte a estos comentarios via RSS.

Por favor sólo publica comentarios relativos al tema. Evita el spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>