INFARTO AL MIOCARDIO | | Ludi Diagnostico Integral
3451
post-template-default,single,single-post,postid-3451,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

INFARTO AL MIOCARDIO

Las enfermedades cardiovasculares han incrementado exponencialmente a nivel mundial. Afectando a todas las clases sociales y en su mayoría mayores de 50 años, sin embargo cada vez mas frecuente vemos pacientes con enfermedad ateroesclerótica mas jóvenes.

Estas enfermedades son de las primeras causas de muerte en nuestro país, siendo el infarto al miocardio la mas conocida por el impacto que refiere.

Entre las causas para estas enfermedades tenemos un metabolismo alterado de los lípidos o una ingesta exagerada de alimentos ricos en colesterol y grasas saturadas. Si a esto le agregamos factores genéticos se va aumentando el riesgo para presentarlas.

En la mayoría de las personas siempre se puede reconocer uno o varios factores de riesgo; éstos incluyen historia familiar (en éstos hay mayor riesgo si su edad de presentación fue en edad joven). Sexo masculino, anormalidades en los niveles de lípidos, diabetes mellitus, sedentarismo, obesidad central, tabaquismo, factores psicosociales, dieta alta en grasas saturadas o con conservadores, alcoholismo. Afortunadamente muchos de éstos son factores MODIFICABLES. 

También te podría interesar: 5 FRUTAS QUE TE AYUDARÁN A MANTENER UN PESO SALUDABLE

A nivel mundial, el tabaquismo sigue estando en los primeros lugares como factores de riesgo, ya que precipita y acelera los daños causados por la arteroesclerosis).

La fase inicial para formar la ateroesclerosis es la acumulación en la pared de las arterias de los lípidos y otras células llamadas macrófagos.

Como ya sabemos hay diferentes tipos de colesterol dependiendo de su tamaño o densidad, entre éstos tenemos el colesterol LDLs (baja densidad) el cual es epecialmente aterogénico. El colesterol de alta densidad ( HDLs) en contraste, es protector ya que ayuda a remover el cholesterol y los lípidos de la pared arterial.

Después de formar esta placa en la pared vascular inicia la lesion endothelial y se empiezan a liberar células proinflamatorias que perpetúan el daño y se van acumulando también. Este fenómeno se va acumulando y es progresivo, y puede ocurrir en cualquier nivel del sistema arterial de nuestro cuerpo. En este artículo nos vamos a dedicar a hablar del infarto al miocardio, debido a las repercusiones que ha tenido en nuestro país.

Dentro de la sintomatología cardiaca hay varios cuadros clínicos; el mas conocido es el dolor en pecho (angina) el cual tiene las características de estar en el centro del tórax o en lado izquierdo, irradiado a brazo izquierdo, mandíbula u hombros. Acompañado de síntomas vegetativos como lo son sudoración excesiva, náusea, sensación de evacuar o incontinencia fecal, palpitaciones, angustia, sensación de muerte inminente. Y es muy característico que sean desencadenados durante o posterior a alguna actividad o ejercicio.

Desgraciadamente esta sintomatología no en todos los casos se presenta igual, como escrita en un libro. Esto es el caso de los pacientes diabéticos, en donde pueden pasar desapercibidos y tener una evolución tórpida o con peor pronóstico.

Entre los diagnósticos diferenciales que debemos tener en cuenta en cualquier persona con dolor en el pecho son problemas pulmonares, de la pared muscular, reflujo gastroesofágico, ansiedad.

Siempre que tengamos síntomas parecidos a los mencionados o algún familiar los tenga, tenemos que acudir al médico y así descartar que se trate de un evento cardiaco, principalmente en las personas que presentan los riesgos ya mencionados.

Por esto es tan importante la prevención, obviamente evitar los factores de riesgo modificables o suspenderlos; pero si desconocemos si tenemos alguna otra enfermedad metabólica, necesitamos realizarnos estudios como las muestras de sangre que nos podemos realizar en un chequeo de rutina y así, podemos realizar medidas que nos eviten presentar complicaciones a futuro.

Dentro de estos estudios son el perfil de lípidos, glucosa en sangre, electrocardiograma, prueba de esfuerzo, radiografía de tórax. Con esto se pueden diagnosticar factores metabólicos que se puedan tratar con adecuada dieta, ejercicio aérobico, y, en casos específicos; medicamentos hipolipemiantes, antihipertensivos o hipoglucemiantes.

Todos estos tratamientos, en caso de ser necesario deben de manejarse en vigilancia periódica con un especialista de manera multifactorial.

Articulos relacionados:

No Hay Comentarios

Publica Un Comentario