6 HÁBITOS QUE TE ESTÁN ENGORDANDO - LUDI Diagnóstico Integral
4368
post-template-default,single,single-post,postid-4368,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-12.1,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.2,vc_responsive
6 hábitos que te están engordando

6 HÁBITOS QUE TE ESTÁN ENGORDANDO

 Parece que constantemente estamos enfrentando mil obstáculos para estar sanos. Vemos mil modelos en redes sociales que parecen tener la vida resuelta y el cuerpo perfecto. Además, a lo largo del día debemos escuchar a más de una persona opinar sobre lo que todos deberían hacer para estar sanos y delgados. ¿Qué es verdad y qué es mentira?. Ya no sabemos. Hay muchas cosas que podemos hacer para bajar de peso y evitar enfermedades. ¡Y si te lo propones seguro que lograrás cumplir tus metas fitness!. Pero para empezar, hay 6 hábitos que te están engordando, y los cometes a diario. ¿Quieres saber cuáles son? ¡No dejes de leer!

 

La tarea de mantener una vida sana, no resulta tan sencilla al principio. Cuando quieres algo dulce, debes comenzar a cambiar galletas por rebanadas de manzana; en lugar de unos ricos tacos dorados tienes que elegir ensalada verde. Estos pasos que rompen el ciclo para pasar de malas decisiones a unas sanas, puede ser difícil. Ahora, si te comprometes a lograr esto, pero cometes otros errores sin saberlo; todo tu esfuerzo es en vano y te llenas de frustración. ¡A todos nos ha pasado! Y por eso hay tantas personas que se quedan a mitad de camino. Estos 6 hábitos que te están engordando y que presentamos aquí, son tan cotidianos que puede que ni los notes; o incluso que no los relaciones con la razón por la que no pierdes peso. ¡O incluso por la razón que ganas peso!

 

Cuando te des cuenta de estos hábitos ¡Anímate a cambiarlos de una vez por todas!. Una vez que los has identificado será mucho más fácil cambiarlos. Aquí te decimos el por qué, y cómo puedes evitarlos.

 

También te puede interesar…10 Cambios en tu día a día para mejorar tu salud este 2018

 

 

1. No dormir lo suficiente

 

¡Sí! No dormir puede hacerte ganar peso; por otro lado, dormir lo suficiente hasta te ayuda a bajar esos kilitos que no quieres más. Esto principalmente por dos razones:

1.-La pérdida de sueño afecta la secreción de la hormona cortisol. La hormona encargada de regular el apetito.

2.-La falta de sueño incrementa el almacenamiento de grasa en tu cuerpo.

 

Así que no, la falta de sueño no es motivo para sentirse orgulloso como muchas personas pueden pensar. Intenta dormir de 6 a 8 horas diarias. Y si no puedes, considera tomar unos minutos de siesta al día. Tener tus horas de sueño ayuda a tu metabolismo.

 

Acción: Planifica tu día de manera que a determinada hora puedas comenzar a dormir y completar un ciclo de sueño de 6 a 8 horas diarias.

 

2. Saltarte el desayuno

 

¡Sí!. Este lo escucharás una y mil veces. Y las veces que sean necesario para dejar en claro la importancia de desayunar. Y no, a parte de que mueres de hambre por el resto del día, esto jamás te ayudara a bajar de peso.

 

Con el atareado ritmo de la ciudad cualquiera puede verse en la situación de sacrificar ek desayuno con tal de llegar temprano a la escuela o al trabajo. Pero si intentas bajar de peso, o mantener el peso que ahora tienes; saltarse el desayuno es uno de los hábitos que te están engordando. Por si no has visitado nuestros blogs anteriores; aquí te recordaremos por qué el desayuno es tan importante.

 

El desayuno es ese botón de encendido para tu metabolismo, forzándolo a comenzar a quemar las calorías. Recuerda que el desayuno perfecto combina carbohidratos, proteína, y un poco de grasa sana. ¿Ya se te vinieron unas cuantas ideas para desayunar?. Y aquí va el consejo estrella… ¡En lugar de un complicado desayuno prepara y bebe un smoothie!. Los smoothies, o batidos, que transformes en desayuno deben ser preparados con ingredientes naturales y amigables con tu objetivo.

 

Acción: Desayuna todos los días, incluso un plato de cereal es suficiente. Hay varias opciones a las que puedes recurrir si el tiempo sencillamente no te alcanza; como barras de proteínas o smoothies. Recuerda que tu desayuno debe ser saludable y de origen natural.

 

También te puede interesar… Wellness como una filosofía de vida

 

 

3. No llevar una dieta balanceada

 

Cuando estás intentando seguir una dieta, no todo debe ser necesariamente ensaladas y una sinfonía interminable de lechugas. Además, la mayoría de las personas que siguen “dietas” o planes de comida que te prometen bajar de peso; se rinde poco tiempo después de haber comenzado la dieta.

 

A veces esta es la parte más difícil para algunas personas. Hay quienes sencillamente adoran comer y no quieren despedirse de la comida que aman. ¡No te preocupes! Este no es el punto.

 

Acción: Debes aprender a comer sano. Decisiones que día a día irán mejorando tu plato para ser uno balanceado y nutritivo. Para hacer esto incorpora fibra a tu dieta, muchos vegetales, frutas, y proteína. En lugar de pedir papas fritas con tu comida, intenta comer una ensalada. Evita las comidas fritas, o muy procesadas.

 

4. Comer mientras estás distraído

 

La investigación de The American Journal of Clinical Nutrition reveló que las distracciones dan como resultado que una persona coma un 50 por ciento más de calorías. ¡Sí, es sorprendente!.

 

Lo peor es que ahora es de lo más común comer mientras ves televisión (o algo por computadora), o incluso mientras revisas redes sociales. A veces las personas lo hacen por no sentirse solas al momento de comer; o porque es uno de los malos hábitos que tienen.

 

Cuando no pones atención a lo que estás comiendo, tu cerebro esta distraído en otra cosa y generalmente comes hasta que te has terminado el plato y no cuando te sientes satisfecho. Es normal, pero es uno de los hábitos que te están engordando.

 

Acción: Dedica tu tiempo a comer, y solo a eso. Conoce tu cuerpo y aprende a diferenciar cuándo te sientes satisfecho. Recuerda que ese es el objetivo. Notarás que comerás menos, y eventualmente tu cuerpo se acostumbrará a esa cantidad de alimentos.

 

5. Comer cosas “bajas en grasa”

 

A veces, realmente lo intentamos, cambiamos un poco nuestras elecciones y buscamos etiquetas con la palabra “baja en grasa” escritas en ellas. Pero este tipo de alimentos así generalmente sí, tienen pocas calorías, pero lo que realmente hacen es reemplazar grasas con azúcar u otros ingredientes no saudades que son potencialmente peligrosos para la salud.

 

Estos productos alimenticios bajos en grasa, rápidamente causan que tu nivel de azúcar en la sangre se bloquee de inmediato; provocando que sientas hambre pronto. ¡Y no habrá servido de nada!

 

Acción: Evita estos productos. Es mejor que consumos alimentos naturales u orgánicos y no los procesados o enlatados.

 

6. Consumir bebidas azucaradas

 

¡El refresco es tu peor enemigo!. Y no solo el refresco, en realidad cualquier bebida que contenga mucha azúcar agregada, o endulzan artificial.  Este tipo de bebidas son la mayor causa de obesidad alrededor del mundo.

 

Gente que consume este tipo de bebidas, no se siente llena; ¡E ingieren la misma cantidad de calorías que pudieron haber comido de manera sólida!. Comer sólidos ocasiona efectos “térmicos” en nuestro cuerpo, elevando nuestra temperatura y estimulando nuestro metabolismo. En pocas palabras, es más fácil que eliminemos esas calorías; pero no es tan fácil cuando las bebemos.

¡El alcohol también entra aquí! Además de que esta sustancia le hace un daño terrible a tu cuerpo, también llena de azúcar tu organismo. Esto causa un aumento en tus niveles de insulina e incrementan la grasa de tu estómago, ¡adiós vientre plano!.

 

Acción: Beber tus calorías es uno de los hábitos que te está engordando. Para evitarlo, consume más agua, té sin endulzar. Bebidas endulzadas con estevia (endulzante sin procesar, bajo en calorías, y de origen natural) pueden incorporarse a tu dieta. Por esta y otras razones limita tu consumo de alcohol.

 

También de puede interesar…5 hábitos dañinos para tu organismo

 

Hábitos que te están engordando.

 

Después de haber leído los hábitos que te están engordando y el porqué ¿Estás decidido a cambiarlos?. Algunos no son difíciles de lograr. ¡Y seguro que puedes!. Verás que todos los cambios a una vida saludable traerán efecto positivo a tu vida.

 

Solo recuerda, dormir lo suficiente, beber suficiente agua, desayunar todos los días, llevar una dieta balanceada, y evitar a toda costa bebidas azucaras.

 

¡Tú puedes hacer este cambio positivo en tu vida!. ¿Qué opinas?. Comparte lo que piensas, y si estás decidido a hacer estos pequeños cambios para no seguir subiendo de peso.

 

Para este tipo de consejos y más, no olvides continuar leyendo.

 

Y si te sientes preocupado por el estado de tu salud, recuerda que la prevención y detección temprana, nos dan lo más valioso: tiempo. Agenda un Check Up con nosotros.

No Hay Comentarios

Publica Un Comentario