3 RAZONES POR LAS QUE NO LOGRAS LO QUE TE PROPONES - LUDI Diagnóstico Integral
4271
post-template-default,single,single-post,postid-4271,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-12.1,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.2,vc_responsive
Razones por las que no cumples lo que te propones.

3 RAZONES POR LAS QUE NO LOGRAS LO QUE TE PROPONES

Ya es Febrero y parece que el tiempo ha pasado volando. Y quizá a finales de año todos estábamos decididos a convertir el 2018 en nuestro año ¿Pero qué dicen ustedes? ¿Será nuestro año o va a ser como todos los demás? Año tras año, uva tras uva, nuestras metas parece que desaparecen mientras los días del año pasan. Lo mejor es que existen 3 razones por las que no logras lo que te propones. No hay que sentirnos demasiado mal, de acuerdo al Instituto de Investigación de Estadística Cerebral de Estados Unidos, después de un mes transcurrido el año, solo 42.3% de las personas mantienen sus metas; para el final del año solo el 37.8% de los jóvenes sintieron que lograron lo que se propusieron, mientras que los adultos mayores de 50 años solo el 16.3% de ellos se sintieron así.

 

¡Pero no todo esta perdido! Para lograr cumplir nuestras metas, que estés leyendo esto es un excelente inicio, así que debemos empezar a preguntarnos. ¿Qué haremos diferente este año a los anteriores? Quizá haya varias razones por las que no tenemos éxito y no cumplimos nuestras metas los años pasados, pero no te preocupes, en este blog te decimos 3 razones por las que no logras lo que te propones; al menos las más importantes. A continuación te presento los tres puntos que mencioné anteriormente, estoy segura de que no será como los años pasados ¡No dejes de leer!

 

También te puede interesar: “Beneficios de comer fibra en tu dieta diaria”

 

1.- No sabemos realmente lo que queremos

 

Quizá hay algunas excepciones a esto, pero en mi caso, yo no sabía que metas quería proponerme para este 2018 hasta la última semana del 2017… Y muchas de las metas que terminé escribiendo en mi lista eran los mismos propósitos que había escrito en ocasiones anteriores.

 

¡Y ahí esta el problema! No sabemos realmente lo que queremos, y mi querido lector, es una es una de las 3 razones por las que no logras lo que te propones, incluyéndome.

 

Para mí, estas metas eran: bajar de peso, visitar varios países, comer sano, ir al gimnasio, socializar más, mejorar mis relaciones personales, etc.; en fin, muchas de las cosas que más de una persona ha tenido en mente al momento de establecer sus propósito. Pero en realidad, uno no siempre esta seguro de la razón de deseo detrás de estas anheladas metas, ni siquiera por qué las necesitamos.

 

¿Entonces qué hacemos? Bien, comencemos a analizar las metas que nos proponemos y las razones por las cuales los consideramos un propósito. Por ejemplo, elijamos una meta casi universal “bajar de peso”. Preguntemos lo siguiente:

 

  1. ¿Qué ventajas traería en mi vida cumplir con el propósito?
  2. ¿De qué manera mejoraría mi vida o la vida de los que me rodean al cumplir el propósito?

 

Continuemos con el ejemplo para responder estas dos preguntas:

 

-Unas de las ventajas que tendría bajar de peso sería una notable mejora a nuestra salud y a nuestra imagen. Y sencillamente, para cumplir este propósito nos volveríamos más disciplinados y consientes de nuestras actividades.

 

-Al sentirme mejor, y verme mejor, tendría más seguridad en mi vida diaria y podría hacerle frente a las adversidades con una mejor actitud. Beneficiando así a mi familia, amigos, y hasta los compañeros de trabajo.

 

Si ya tienes la clara respuesta a estas dos preguntas, entonces hay que comenzar a analizar si nuestros valores “hacen click” con el propósito. Puedes estar seguro de que después de responder estas dos preguntas tendrás más en claro lo que realmente necesitas.

 

Acción:  Aclara lo que realmente quieres. No solo establezcas metas que sean razonables o lógicas, todos los propósitos están bien siempre que te motiven y emocionen. Preguntate a ti mismo ¿por qué? ¿Qué quieres experimentar en la vida?

 

2.- No somos lo suficientemente específicos

 

Muy bien, vayamos por pasos. Hay 3 razones por las que no logras lo que te propones. La primera ya la revisamos, y establecimos la importancia de identificar lo que realmente queremos cambiar o mejorar en nuestra vida. Sabiendo realmente lo que queremos es más fácil comenzar a ser más específicos en las acciones o actitudes que tomaremos para hacer realidad nuestros propósitos.

 

Hay que seguir con el mismo ejemplo; ya sabemos que bajar de peso es un propósito que queremos lograr porque se alinea con nuestros valores y mejoraría nuestra vida de distintos modos, en “bajar de peso” podemos ver que es una frase muy subjetiva, seguro no todos conciben la misma idea cuando leen esto, es decir, quizá para mí “bajar de peso” consiste en hacerlo solo unos cuantos kilos, los suficientes para llegar a la talla de mis jeans favoritos; o  quizá, para tu colega del trabajo, bajar de peso puede entenderlo como llegar al peso con el que se sienta cómodo. Tú y solo tú eres capaz de crear límites y alcances de tu propósito; es decir, hay que cambiar el propósito de “bajar de peso” a este: “bajar 1 kilo cada mes mediante dieta y ejercicio”. Por mencionar un ejemplo, recuerda que solo tú eres quién conoce sus límites y necesidades.

 

Es sencillo comprender esto, hay que verlo así: cuando no sabes hacia dónde vas es muy difícil llegar. No es fácil reconocer dónde estás para alcanzar tu meta si no tienes forma de medir dónde estás dentro de ella. En cambio, has que tu meta se pueda medir con preguntas tales como “¿cuánto?” O “¿cuántas?”. De esta manera, siempre sabrás dónde te encuentras con sus objetivos. Pongamos otro ejemplo: En lugar de tener como propósito “ir al gimnasio” deberíamos cambiarlo por “ir al gimnasio todos los martes durante dos horas y correr 3 kilómetros”, así somos específicos y es fácil identificar que tanto de esa meta pudimos cumplir, quizá un martes corrimos 4 kilómetros, o puede ser que en otra ocasión solo soportamos una hora de gimnasio, lo que importa es saber cómo vamos progresando.

 

Si nuestros propósitos no son lo suficientemente específicos, será demasiado confuso saber por donde comenzar y mantenernos enfocados si no tenemos una dirección definida.

 

Acción: Se claro sobre lo que se necesitará para alcanzar tu propósito y usa esta claridad para establecer tus objetivos. Indica qué harás exactamente, cuándo y cómo. Ser específico aumentará tus posibilidades de éxito.

 

3.- Nos proponemos muchas metas en poco tiempo

 

De las 3 razones por las que no logras lo que te propones, ya cubrimos las 2 primeras; y quizá creamos que saber esas dos razones eran lo único que nos hacia falta para cumplir todo lo que nos proponemos y comenzar con el cambio positivo que nuestra vida necesita. Y quizá sea así; pero si somos sinceros quizá la lista de propósitos de este año sea algo así: “Bajar de peso, ir al gimnasio, dejar de fumar, ser mejor persona, etc”. Todos estos propósitos por separado son enormes, y juntos se vuelven casi imposibles de poder cumplir. Si nos ponemos muchos objetivos de este tipo (sin querer sonar fatalista) nos preparamos para algo extremadamente difícil. Y con esto mi intención no es fomentar  que se rindan, más bien sugiero ir poco a poco, por ejemplo: beber más agua, 4 vasos al día. ¿Qué les parece acostarse antes de la medianoche o escribir durante diez minutos al día? Cuando vamos empezando debemos pensar en establecer metas un poco más pequeñas y realizables que no por ser pequeñas no implican un gran logro en nuestra vida; finalmente cumpliendo estos pequeños propósitos lograremos cambiar nuestros hábitos, y ya que rompimos el hielo con ellos. ¡Vayamos por más de esos grandes propósitos!

 

Claro que sería maravilloso que pudiéramos cambiar todas nuestras debilidades y fallas de manera inmediata, pero es sencillamente imposible. Los cambios necesitan de ti una gran cantidad de tiempo y energía. Por esta razón debemos ser consientes de cuándo estamos tratando de abarcar demasiado. Recuerda que los cambios en nuestro hábitos son los que posteriormente nos ayudaran a alcanzar el resto de nuestras metas. Piénsalo así, una gran cantidad de pequeños propósitos cumplidos, puede que tengan un mayor impacto en nuestra vida y autoestima; impacto que necesitaremos posteriormente para los demás grandes propósitos que deseamos cumplir.

 

Acción: Escoge un propósito difícil de cumplir, y con lo demás comienza pequeño, tan pequeño que no sea tan difícil cumplirlo. Intentemos que estos pequeños propósitos sean los que pueden ser cumplidos por acciones cotidianas; construyamos confianza y disciplina poco a poco.

 

También te puede interesar: “9 recomendaciones para controlar tu peso si tienes diabetes”

 

Las razones por las que no logras lo que te propones

 

El año 2018 aún tiene muchas oportunidades que ofrecernos. Si aún estas decidido a hacer del 2018, tu año, no es demasiado tarde. ¡Ya sabes las 3 razones por las que no logras lo que te propones!. Todos tenemos la capacidad de mejorar un poco cada día; es bueno darnos cuenta de nuestros errores y a partir de eso establecer propósitos que nos ayuden a ser la persona que queremos ser evitando los errores que has leído anteriormente.

 

Recuerda saber realmente lo que quieres. Busca el valor del propósito que quieres cumplir y si hay algo que realmente te motiva a cumplirlo. Nadie se conoce mejor que tú, y nadie sabe lo que necesita mejor que tú.

 

Se especifico en tus metas, establece criterios que puedas posteriormente medir para saber cuál es tu avance.

 

Establece metas con equilibrio. No intentes cambiar todo de la noche a la mañana. Elige un objetivo grande y otros pequeños que te ayuden a construir confianza y disciplina para seguir mejorando.

 

Recuerda que eres perfectamente capaz de lograr lo que te propones y mejorar tu vida. Solo tú puedes poner los límites. Y si has fallado, esta bien, lo importante es no rendirte. ¡Porque lo que intentas hacer te beneficia a ti y a los que te rodean!. Intenta evitar estas 3 razones por las que no logras lo que te propones; comienza a cumplir esos propósitos que te has puesto año tras año, uva tras uva. Recuerda que todos tenemos algo que queremos cambiar ¿Tú qué opinas?  ¿Cuáles son unos de los propósitos que este año cumplirás? ¡No dejes de escribirme y decirme cómo vas, créeme que me encantará leerte!

 

Si quieres recibir más información, únete a nuestra comunidad

 

 

No Hay Comentarios

Publica Un Comentario